Fabricas de Baterias de litio


La mayor parte de las fábricas de baterías de ión de litio están instaladas en China, en Japón y en Corea del Sur. Y es que, la mayoría de las baterías se producen para las principales marcas de equipos electrónicos portátiles como Nokia, Motorola, Appel, Sony o, por ejemplo, HP.

Estas y otras marcas de productos tecnológicos subcontratan gran parte de la producción de sus componentes, entre ellos los de las baterías, que se mantienen en ese régimen de producción diferida desde hace muchos años. A las marcas principales, les resulta más económico y eficiente este tipo de delegación.

La fabricación internacional de las baterías de litio se ha polarizado en los últimos años. Por un lado, existe una industria que absorbe masivamente las producciones de las fábricas orientales de componentes de acumuladores de energía montados con pocas garantías. Y por otro, una industria tradicional occidental, formada por marcas reconocidas, que tiene dificultades para colocar sus productos de calidad en ciertos niveles del desarrollo tecnológico, especialmente en los medios portátiles.


   

En la actualidad, por ejemplo, hay más de cien fabricantes de baterías de ión-litio en China, que producen para un mercado mundial de componentes. Muchos de esos fabricantes chinos tienen una capacidad tecnológica significativa, porque se dedican a producir series de baterías según modelos y patentes que son competitivos en el mercado. Las industrias de baterías de litio de China son, como el resto de sus factorías, talleres de ensamblaje.

Los productores de baterías chinos, que copan una parte considerable del mercado mundial, producen a unos costos mínimos que hace competitivos sus productos a costa de su calidad. Los materiales que se emplean para su elaboración son de calidad limitada o inferior y no hay una seguridad en la provisión de repuestos que permita garantizar la continuidad del producto, ni al distribuidor, ni al cliente que acude a estas baterías atraído por el reclamo de sus precios.


Las baterías son controladas y certificadas por las marcas principales que las emplean como componentes electrónicos. Si son imprescindibles las calificaciones ISO 9001 para que el producto pueda venderse en los mercados internacionales más exigentes, como el alemán, el español o el británico, las grandes multinacionales que dependen de esos productos las avalan con sus certificaciones, incluso antes de que sea firmado el contrato que organizará la producción.

   

Los cambios en los modelos de teléfonos móviles, en ordenadores portátiles o en otros aparatos electrónicos modifican la relación de componentes de los aparatos. La industria china especializada es muy flexible y tarda muy poco en cambiar el modelo de batería de litio. El resultado es que los usuarios pueden quedarse sin suministro de nuevas baterías de litio para sus equipos, a pesar de que los modelos de móviles o de cámaras fotográficas pueden ser bastante recientes.

Las marcas europeas y norteamericanas que fabrican baterías del litio bajo otros presupuestos comerciales, tecnológicos y de gestión luchan desde hace años contar estas prácticas que dejan a los usuarios sin la atención debida.

Las marcas siguen apostando por la calidad de los materiales con los que se fabrican sus baterías, algo que incide directamente sobre la fiabilidad de los equipos, la seguridad de los dispositivos y la durabilidad del mismo sistema de acumuladores.


Las fábricas de baterías de litio occidentales tradicionales se esfuerzan por demostrar al cliente la valía de sus certificados de calidad, su responsabilidad en el mantenimiento de las producciones y los modelos, al tiempo que buscan sostener una cadena de distribución comercial con todas las garantías, mantenerse en la vanguardia de la investigación y la aplicación de los sistemas de acumulación de energía asociados al ión litio.

La lucha por los mercados de las baterías de litio es un enfrentamiento entre dos formas de producción industrial. Un enfrentamiento entre dos procesos industriales de nuestro tiempo, entre este y oeste.La mayor parte de las fábricas de baterías de ión de litio están instaladas en China, en Japón y en Corea del Sur. Y es que, la mayoría de las baterías se producen para las principales marcas de equipos electrónicos portátiles como Nokia, Motorola, Appel, Sony o, por ejemplo, HP.

Estas y otras marcas de productos tecnológicos subcontratan gran parte de la producción de sus componentes, entre ellos los de las baterías, que se mantienen en ese régimen de producción diferida desde hace muchos años. A las marcas principales, les resulta más económico y eficiente este tipo de delegación.


La fabricación internacional de las baterías de litio se ha polarizado en los últimos años. Por un lado, existe una industria que absorbe masivamente las producciones de las fábricas orientales de componentes de acumuladores de energía montados con pocas garantías. Y por otro, una industria tradicional occidental, formada por marcas reconocidas, que tiene dificultades para colocar sus productos de calidad en ciertos niveles del desarrollo tecnológico, especialmente en los medios portátiles.

En la actualidad, por ejemplo, hay más de cien fabricantes de baterías de ión-litio en China, que producen para un mercado mundial de componentes. Muchos de esos fabricantes chinos tienen una capacidad tecnológica significativa, porque se dedican a producir series de baterías según modelos y patentes que son competitivos en el mercado. Las industrias de baterías de litio de China son, como el resto de sus factorías, talleres de ensamblaje.


Los productores de baterías chinos, que copan una parte considerable del mercado mundial, producen a unos costos mínimos que hace competitivos sus productos a costa de su calidad. Los materiales que se emplean para su elaboración son de calidad limitada o inferior y no hay una seguridad en la provisión de repuestos que permita garantizar la continuidad del producto, ni al distribuidor, ni al cliente que acude a estas baterías atraído por el reclamo de sus precios.

Las baterías son controladas y certificadas por las marcas principales que las emplean como componentes electrónicos. Si son imprescindibles las calificaciones ISO 9001 para que el producto pueda venderse en los mercados internacionales más exigentes, como el alemán, el español o el británico, las grandes multinacionales que dependen de esos productos las avalan con sus certificaciones, incluso antes de que sea firmado el contrato que organizará la producción.

 

Los cambios en los modelos de teléfonos móviles, en ordenadores portátiles o en otros aparatos electrónicos modifican la relación de componentes de los aparatos. La industria china especializada es muy flexible y tarda muy poco en cambiar el modelo de batería de litio. El resultado es que los usuarios pueden quedarse sin suministro de nuevas baterías de litio para sus equipos, a pesar de que los modelos de móviles o de cámaras fotográficas pueden ser bastante recientes.

Las marcas europeas y norteamericanas que fabrican baterías del litio bajo otros presupuestos comerciales, tecnológicos y de gestión luchan desde hace años contar estas prácticas que dejan a los usuarios sin la atención debida.

Las marcas siguen apostando por la calidad de los materiales con los que se fabrican sus baterías, algo que incide directamente sobre la fiabilidad de los equipos, la seguridad de los dispositivos y la durabilidad del mismo sistema de acumuladores.


Las fábricas de baterías de litio occidentales tradicionales se esfuerzan por demostrar al cliente la valía de sus certificados de calidad, su responsabilidad en el mantenimiento de las producciones y los modelos, al tiempo que buscan sostener una cadena de distribución comercial con todas las garantías, mantenerse en la vanguardia de la investigación y la aplicación de los sistemas de acumulación de energía asociados al ión litio.

La lucha por los mercados de las baterías de litio es un enfrentamiento entre dos formas de producción industrial. Un enfrentamiento entre dos procesos industriales de nuestro tiempo, entre este y oeste.


ion-litio                         Aplicaciones litio                         Baterias Coches